Microsoft con piel de software libre

El día 16 de marzo de 2011, algunos miembros de la comunidad de software libre de Nicaragua se reunieron con Luis Alfaro, quien acudió en representación de Microsoft. En esa reunión, el representante del gigante del software propietario hizo una oferta de patrocinio a pequeños eventos de la comunidad de software libre, con la única condición de que en el evento se mencionara la “interoperabilidad” entre las aplicaciones libres y las de Microsoft.

Esto ha generado un debate en las filas del movimiento SL, donde el autor expuso a través de un mensaje de correo lo siguiente:

Hola a todas y todos.

Quiero hacer mi planteamiento a través de una analogía, comparando la posible simbiosis Microsoft-SL, con la historia de los vendedores de semillas de marca versus las comunidades indígenas.

Muchos de los pueblos indígenas han cultivado sus granos básicos y conocen la técnica ancestral de producir semillas autóctonas resistentes a las plagas locales y que germinan con excelente rendimiento en nuestros suelos, bajo condiciones casi totalmente orgánicas, sin utilizar químicos que dejan residuos dañinos. Estas semillas son de uso libre, o bien se venden a muy bajo costo o se se usan para hacer trueque con otras comunidades de otros territorios que necesitan subir su productividad.

En la otra cara de la moneda, están las grandes empresas de agroquímicos como la Monsanto, Dupont, etc. que mediante la alteración genética y otras técnicas, patentadas en su mayoría, producen y venden semillas “certificadas”, a un costo exagerado y con una serie de restricciones que podrían ser comparables con las del software propietario.

En cierto lugar que ahorita no recuerdo, una de las transnacionales le propuso a las comunidades indígenas patrocinarles una especie de feria agropecuaria donde se combinaría la venta de semillas tradicionales con la de semillas comerciales, según Monsanto, para fomentar la “diversidad” en la oferta de semillas.

¿El resultado? En la feria, los indios vendieron más semillas que la Monsanto, pero la transnacional logró hacer contacto con los grandes productores y los convenció de hacer una mega inversión en una planta procesadora de semillas certificadas, que solamente funcionó 3 años. Además, consiguieron que los gobiernos local y nacional aprobaran una serie de prohibiciones para el uso de las semillas locales que antes eran libres, pero ahora eran “certificadas” y distribuidas por Monsanto.

Fin de la historia.

Como ven, si nos juntamos con Microsoft corremos el peligro de quedarnos sin Beatriz y sin retrato. En la historia, el señuelo era la “diversidad”, en el caso nuestro, el señuelo es la “interoperabilidad”.

Creo que no debemos de perder de vista que estas empresas nunca dejarán de buscar la ampliación de su poderío económico y de mercado, aunque ellos signifique “vincularse” a las comunidades indígenas del software libre.

Como comunidad SL hemos ido haciendo nuestro propio camino al andar y eso nos ha costado mucho, porque incluso hemos tenido a veces que sangrarnos los escuálidos bolsillos, pero sólo lo que cuesta se llega a querer. Para que nos den vuelta, sobra tiempo.

Donald

Anuncios

Acerca de donaldus

Especialista en computación desde 1989, con amplia experiencia en evaluación de software y diseño de proyectos informáticos. Miembro Fundador de la Red de Software Libre y Código Abierto de Nicaragua (RSLCAN)
Esta entrada fue publicada en software libre. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s